lunes, 14 de diciembre de 2015

El que lo entendió, lo entendió.

                                                                                                             Feliz año a todos los que se pasaron por acá y a los que vieron la película y se rieron.

Lo siento por los que no se rieron, pues lo que se quiso fue contar un chiste, un chiste muy negro, un chiste que me solía contar con los amigos en la universidad, en el estudio de TV de la facultad de comunicación social, año 93, 94.

Bueno, el que lo entendió, lo entendió, y seguiremos dando lora el otro año en los festivales si el Señor lo permite, pues el pan todavía está fresquito y si no sale paseo este fin de año, entonces vendrá la etapa del confinamiento creativo (donde se harán más correcciones de la película) que tanta falta hizo este 2015: se pasó más tiempo en la calle de lo deseado o demasiado rodeado.

De alguna manera, le admiro al Lucas de ES DOMINGO que sea tan valiente de aislarse, de encerrarse ... (yo no soy tan valiente, tan corajudo, siempre termino abandonando mis escritos y ediciones encima de una mesa y largándome con amigos y amigas a beber en una esquina o en el bar más próximo. Para estar solo hay que tener pellejo, carácter, personalidad de oro)...  aunque las hormonas lo traicionen a Lucas y lo tiren a la calle a aparearse ( de eso se trataba el chiste en la facultad, de agarrar una agenda de teléfonos los viernes por  la tarde y empezar a llamar a todas las amigas, en orden alfabético, a ver cuál caía en la trampa de la salida ´a tomar cerveza´. Ya no causa tanta gracia, la verdad, pero en ese tiempo nos reíamos mucho, obvio no por ellas, sino por lo patético que uno se veía tratando de salvar nuestros viernes a como diera lugar).

De eso se trataba el chiste de ES DOMINGO y agradezco que muchos lo hayan entendido. Pude ver a un auditorio entero juagado de la risa en Jericó y otro tanto más en Comfenalco durante el lanzamiento de Dos Aviones, donde aproveché a proyectar el corto por primera vez, por allá en abril.

Al escuchar las carcajadas, me dije, gracias Dios, se están riendo y no es de la película, se están riendo del personaje, de lo desgraciado que es. Creo que todo ha valido la pena este año.
 Se les quiere.





lunes, 23 de noviembre de 2015

¿Habrá cumplido su ciclo ES DOMINGO Y NO TENGO A NADIE?

Me estaba debiendo este post. Con eso de escribir la segunda y tercera parte de ES DOMINGO, no he tenido mente para pensar en qué está pasando con el corto desde afuera.


 El último movimiento importante fue la selección al Festival Antioquia para verte mejor. Antes estaba el tema Guatapé. Qué pasó allí. Nada. Cosas de viejas rencillas. Pero otra película en sí. Resulta que el proyeccionista asignado aquella noche, es el hijo de un tipo al que le hice cierta guerra política en Santa Elena, hace pocos años, cuando fui delegado de una junta de acción comunal. un tema de corrupción y esas cosas, prebendas, etcétera. Nada fuera de lo común en SantaElena, un corregimiento donde las administraciones de los últimos años han venido a tirar un montón de plata a la jura, como en las piñatas, o la ponen encima de una mesa para que la comunidad se despedace a los picotazos y para que aquel que logre sobrevivir, el que más grite más duro, el que más amenace, el que más pata y puño reparta, es el que se queda con la mayor cantidad del botín.  

¿Les suena? También pasa en su aldea ¿?

 En este contexto y con estos antecedentes, el proyeccionista también es el eterno objeto del deseo del director del festival. A ambos yo mismo los presenté y, desde entonces, al proyeccionista de aquella noche no le falta el trabajito como realizador audiovisual o como asistente del festival. 

 Entonces hubo un saboteo. Alguien sacó de la torta a ES DOMINGO. No iba en el DVD del barco. Algo falló. Me querían dañar, pero con tan mala suerte para ellos que yo me quedé alcoholizándome en otro barco distinto. 

Me enredé, o el destino me enredó en otros lares. Fueron los párvulos estudiantes del alojamiento quienes me contaron al amanecer que la película no se presentó, que la habían estado esperando; muchos incluso habían venido no más a verla, que si no tenía una copia en la red conmigo o un DVD. 

Al final, ni me importó. La pasé regio, haciendo lo que muchos realizadores hacemos en esos festivales: persiguiendo universitarias y groupies del mundillo, bebiendo, jodiendo, haciendo comentarios negros, tratando de llevarnos a alguna gatúvela a la cama. Además, lo que importa a la larga es el sello de ´selección oficial´, lo demás es frivolidad.

Pudo ser diferente. Pudo ser académico, interesante. Pero de cine hubo muy poco. Colombia es una fiesta. Dejémonos de pamplinas. Es imposible que haya buen cine con una mala proyección.  

Ahora lo que me preocupa es el personaje femenino de ES DOMINGO 2.0, la cual desde el principio estaba planteada como una lesbiana de closet conservadora. 

El personaje es alguien de estrato emergente, nacida en la clase media y con altas posibilidades de ascender socialmente. Es una trepadora por excelencia, como lo somos todos los profesionales en Medellín. Para el segundo capítulo, esa doble vida de la protagonista emerge por medio de diálogos, diálogos con Lucas. Digamos que hay una especie de streaptease verbal. Ella se confiesa. Defiende la familia, la tradición y propiedad, pero al mismo tiempo tiene una relación en el closeth. Es una guerrera política del feminismo fundamentalista, con una garra casi que de abogado triunfador, pero al mismo tiempo no es capaz de contarle a sus padres sobre su bisexualidad. 

Me irá a dar la talla una actriz natural como Berenice ¿? Lo más probable es que sí. 

Lo que dudo mucho, es que yo vaya a dar la talla para dirigir esos desdoblamientos de histeria, mostrar esa esquizofrenia tan posconflicto colombiano y esos desplazamientos de foco de un protagonista al otro, el poner a hablar a los personajes. 


¿Cambiarle el nombre? ¿Cambiar a los actores? o mejor ¿buscar otro director?  ¿Habrá cumplido su ciclo ES DOMINGO YNTAN?


lunes, 2 de noviembre de 2015

TANTO PRIMER PLANO ERA SOSPECHOSO

Los de Dynamo la volvieron a hacer. Carlos Moreno la volvió a hacer. Roro Guerrero, la Rata Carvajal, toda la pléyade. Tercer día de Qué Viva la Música en cartelera, tercer día que me la repito y tercer día que me voy de fiesta.
Qué Viva la Música no es como el libro, es mejor que el libro. El universo caicediano, todo su imaginario, amplificado a su máximo esplendor.
Todas sus obsesiones, todos su fantasmas, no sólo los de la novela, sino los de sus cuentos, los de Ojo al Cine, de sus cartas (sobre todo) y los de sus colaboraciones están en la película, (mejor dicho, Carlos Moreno también ha sabido condensar en hora y media hora a todo Caliwood). Es como si Andrés hubiera inventado una estética y la hubiera guardado en un cajón y Moreno nos la estuviera mostrando.
TANTO PRIMER PLANO ES SOSPECHOSO
La primera parte de Qué Viva La Música es bastante ñoña, críptica si se quiere. Al espectador le cuesta ingresar a ella. Un amasijo de primeros planos por medio de los cuales se nos quiere mostrar la tontería, el tedio y la vida rutinaria de las clases altas. Por ello el rock, por eso la canción She´s Lost Control de Joy División en una de las escenas más ruines y machistas del cine. Hay una apuesta ahí. Todo es deliberado. No es el primer plano empático y vendedor de la publicidad, es el primer plano carcelero de las urbanizaciones llenas de límites y rejas y puertas y ventanas cerradas. Es un primer plano sin fuera de cuadro. Un primer plano que se acaba hasta donde llega el fotograma. Se siente el encierro psicológico del personaje central, la Mona y el de todos sus amigos, los niños pijos, esa vocación al fracaso y a la autodestrucción. ´´Ay, Ricardito que te has perdido… con lo peor de nuestra generación…(sic)´´. Los rockeros nos sentimos un poco ofendidos, lo sé. El rock no es tan malo, el rock es bueno, le rock es mejor, pero era la corrección política de Caicedo la que hizo que Moreno tuviera que optar por mostrarlo como el verdadero diablo de la vida metropolitana.
Sin embargo, uno se engaña. Uno cree que la película va a ser así toda, fragmentaria, escindida, sin contextualizaciones, desencantada (se pone peor).
Y resulta que todo es una trampa de Carlos Moreno para hacernos ese gran guiño al mestizaje, al desclasarse, como decía Andrés. Entonces llegan los planos abiertos, el paisaje, la gran caminata de la Mona a los barrios pobres, la alegría, el soltarse, el animarse, la periferia, el irse a bailar. Vienen las pateadas a los gringos y a los alemanes, nunca vienen mal un par de cascadas a los blanquitos que no se untan, que no se mezclan.
PROSPERIDAD PARA TODOS
En este punto, la película no es más una historia para jovencitos, aunque lo sigue siendo igual. Pero también hace gala de otros meta relatos más complejos. Se convierte en un sofisticado dispositivo político para decir que antes de hablar de paz, en Colombia nos falta hablar todavía de guerra, hacerla tal vez, porque ese clasismo nacional e internacional que la ha propiciado no ha desaparecido todavía y la manigua es sabia, a la manigua se le respeta por mucho que se le quiera poner el sellito de Prosperidad Para Todos.
Los blanquitos que se devuelvan con su purismo y sus industrias para sus países, según la reglas del micro cosmos caicediano, muy bien plasmado en las escenas de naturaleza de QUÉ VIVA LA MÚSICA.
Y no estamos en la ciudad, estamos entre la negramenta, el sabor, la vida. Y si quieres comerte esos hongos, debes pagar un precio. ´´Conque has venido a buscar el paraíso´´, dice uno de los personajes de la película a un gringo, ´´… pues este paraíso está perdido´´ Zoom out, Plano Medio de un colombiano con rasgos navajos dándole navaja a un alemán.
Somos violentos, siempre los seremos, la selva se tiene que defender ante el colono y Andrés lo sabía. Por eso lo escribió. Porque el proceso de conquista no ha terminado y seguiremos defendiéndonos mientras quede un último árbol sin deforestar. Gracias, Moreno, por ayudarnos a entender esa parte de la novela. Por fin alguien se ha tomado la dignidad de entender a Caicedo. Y no sabíamos que la novela del suicida era tan buena. La leímos en su totalidad pero nos habíamos perdido sus mejores textos. O los habíamos olvidado más bien. Y fuimos al cine a recordarlos.
METROPLITAN SICK
Así, Rodrigo Guerrero se ha vuelto a salir con la suya. Sobra decir que a él y a Carlos Moreno no los quieren en Sundance. Los adoran. Son los reyes del cine independiente en español. Incluso, han logrado colar cositas a los Óscar. Maria Llena Eres de Gracia, por ejemplo. Por demás, son asiduos huéspedes de honor en el festival de cine inaugurado por Robert Redford.
Perro Come Perro, Todos Tus Muertos, El Cartel de los Sapos, una filmografía que a ciencia cierta es más USA Made. En un día muy lejano, Colombia va a tener a su propio Alfonso Cuarón y su propio Gonzalez Iñárritu porque Moreno y Guerrero operan allá. Los conocen. Su gestión es completamente gringa.
Esperemos que sea así. ´Hay que pensar en grande´, me dijo una vez Guerrero en una panadería colombiana de Queens, cuando no había hecho ni siquiera María Llena Eres de Gracia. Luego volvió a echar su letanía en un streaming del Ministerio de Cultura: ´´Uno tiene que decidir si quiere jugar un picadito en la calle o una gran final en un estadio´´.
Con QUÉ VIVA LA MÚSICA, Dynamo ha demostrado estar lista para el gran superbowl.

martes, 13 de octubre de 2015

Un festival donde los organizadores tiran a robarse el show

En Colombia todo lo que puede salir desorganizado, saldrá desorganizado. Es la Ley de Murphy a lo criollo, que especialmente en nuestras industrias culturales se cumple al pie de la letra. Estamos en la era de las cavernas en cuanto a eventos se refiere, quien lo niega. 

Y hay pseudo industrias en las que no puedes particularizar demasiado, pues generalizando rompes menos corazones. Los colombianos somos tan individualistas que sólo nos preocupa salvar nuestro propio culo. El culo de la tribu en general nos importará siempre un culo.

Estoy sentado en el tercer piso de un barco, rodeado de oscuridad y de agua y de otros barcos y de una bahía también, a la distancia. El viento hace ondulaciones sobre la superficie del agua tenuemente.  Hay una brisa suave, muy suave. Una brisa de presagio, como si algo muy grave fuera a ocurrir. En uno de aquellos barcos supuestamente están pasando ES DOMINGO YNTAN. No veo la hora de que se acaben las proyecciones. Me quiero emborrachar. Estoy ansioso por botar corriente y de burlarme de la diabetes que, Víctor Morales, el director del festival, suele ofrecer en sus cocteles. 


Abajo en el primer piso, están pasando una película de John Hendrix, un venerado director de culto, quien promociona su último largometraje. Es caleño. Me gusta hablar con los caleños del cine. La mayoría de ellos son tan sinceros. Me gusta ponerles el tema de los paisas. Suelen desahogarse con respecto a nosotros.

Las luces de los barcos y del skyline guatapense se reflejan en el agua. Por momentos, uno podría pensar que se siente en Miami. Vaya disparate. Creo que necesito otro trago. Vine a este festival con una curiosidad secreta. De alguna manera presiento que me van a atacar. Puede ser de cualquier manera. Desde que Santiago Andrés Gómez me enterró un puñal en el pasado festival de cine de Santa Fe de Antioquia, presiento que cualquier cosa puede pasar. Especialmente en este Festival de Oriente tengo más razones para andar temeroso. Podría subir alguien a este tercer piso y me podría empujar al agua. He oído de muertes terribles en la represa de Guatapé. Me han contado sobre casos de gente que se va al agua y muere electrocutada antes de ahogarse.

En cualquier caso, varios de los organizadores han manifestado públicamente su enemistad para conmigo y es demasiado sospechoso que hayan elegido mi cortometraje dentro de la selección oficial. Puede ser una trampa. Algo huele a conspiración.

Desde que aparecimos seleccionados me pregunto dónde estará la bolita. Espero que la liebre salte en cualquier momento. Mi curiosidad es más fuerte que cualquier halago.

 Bajo por una cerveza al bar del barco y hablo un rato con John Hendrix, mientras un grupo de niños hace malabares con su película. La proyección en estos barcos es bastante deficiente. Seguimos con la manía de sentar a la gente en sillas Rimax. No lo superamos. Luego de 15 o 20 años de festivales en Antioquia, las proyecciones son un insulto a los directores. Pantallas chiquitas, mal enfocadas y con sonido gangoso. 

 Los pobres directores no dicen nada porque seguramente los colombianos estamos acostumbrados a que nos timen en clave de distintas sutilezas. Pero me doy cuenta que esta parte del festival es la sección donde solo importa un poco el haber sido seleccionado y otro poco el agasajo, el venirse a emborrachar y ver universitarias. Otra cosa serán las proyecciones de Rionegro en un cinema de verdad.

 Sin ir muy lejos, hay otros festivales, en el Colombo Americano de Medellín, por ejemplo, adonde importan las películas. Importan porque están bien proyectadas, en una pantalla grande y en un recinto acondicionado. Festivales adonde al público se le trata bien. Conocí muchos festivales así en Estados Unidos: festivales adonde el público importa más que los realizadores y los realizadores importan más que los organizadores. El cine entonces era rey. 


El festival de Cine de Oriente es un festival donde los organizadores quieren robarse el show y el público y los cinéfilos y los videastas quedan relegados a un segundo plano. 

Este no es un festival para venir a ver películas. Es un festival pretexto para ver lucirse a un grupo de intrigadores, lo cual también es válido.  Tal vez la mitad de festivales del mundo sean hechos para eso. Para satisfacer únicamente el ego de alguien. Al final, el objetivo de la cultura siempre se cumple. Se sabe por ejemplo que la CIA financió secretamente la mayoría de festivales de arte del siglo XX nada más para que los artistas hicieran propaganda norteamericana. No hay nada nuevo bajo el sol, quien lo duda. 




  Me derramo, entonces, en elogios para con Chocó. Es una obra maestra. Le pregunto a John Hendrix cuál es la güevonada del cine caleño con los paisas, por qué siempre somos sus antagonistas. Le pregunto sólo por joder, Hendrix se caga de la risa. Jodemos otro rato con eso. Vuelvo y subo a la proa y me pongo a mirar las luces de la costa. Todo volverá a ser como fue. En el camino, me encuentro a uno que se hace llamar sub director del festival. ´´Negro, traeme media de guaro´´, le digo por molestar. ´´Yo no soy mesero´´, me responde. ´´Ya lo sé´´, le digo, ´´Trame una media, dale ´´. 

El tipo se aleja.  Un par de sombras suben detrás de mí y se sientan en las mesas del frente. No las distingo. Les digo algo para escuchar su voz. Necesito saber si vienen de parte de Dios o de parte del Diablo. Arriba hace un cielo estrellado. Alguien ha derramado la vía láctea esta noche. Una de las sombras contesta. Tiene voz de mujer. Se viene con algo alargado hacia mí, no distingo qué es. Podría ser un puñal. (ESTE INFORME CONTINUARÁ) …

jueves, 8 de octubre de 2015

Grandes preguntas

Grandes preguntas. ¿Por qué los cineastas hoy en día no se preocupan más por documentar sus procesos técnicos? ¿Por qué, sobre todos los grandes, los importantes, trabajan en una andanada vertiginosa de realización? Pero no se detienen a reflexionar sobre nuestro momento histórico en cuanto a la técnica.

De Hitchcock, por ejemplo, hay un montón de manuales de cómo hacía sus películas técnicamente hablando. De Spielberg también y Tarantino en algunas entrevistas, Medem algo y De la Iglesia también ha tocado el tema. Fuguet una vez lo intentó.

Pero del resto nadie aborda el tema para el más artesanal de los oficios artísticos: su majestad el cine ( bueno, hoy video).


Conferencia Taxonomedia from leon mejia on Vimeo.

lunes, 5 de octubre de 2015

Estoy hablando de escribir mentiras


La cosa está buena para el próximo puente en Guatapé. Estaremos compartiendo pantalla con pesos pesados. Productos que han estado en la Berlinale, por ejemplo ( a nivel largometrajes). Con gente que ha decidido tomarse el cine en serio.





¿Cómo hemos logrado filtrar a ES DOMINGO en este festival? En honor a la verdad, el corto lo ha logrado a media máquina, con un borrador de película, siendo honestos. Las copias enviadas a festivales, han sido copias de copias de copias.

Esperamos que podamos depurar el material y pasar del boceto a un master más decente. Creemos que ES DOMINGO tendrá más fuerza de la que ya tiene.

Aquí unos bocados de la selección en la que nos hemos dado el honor de estar. Según leo, la proyección será en un barco, rodeados por el agua de una represa y por la oscuridad de la noche. No sé qué clase de imagen podrá ser ésa y qué clase de fiesta podrá derivar ver cine en un braco, pero a mí me luce muy potente el tema.

En tiempos de corrección política, ya sabemos a lo que vamos y a lo que nos enfrentamos. A la sensibilidad extrema por las historias de los vulnerables, las historias honestas que creen demasiado en el ser humano, porque Latinoamérica es la última esperanza que le queda a este mundo.

Nosotros, en cambio, vamos con otra propuesta. Ni siquiera tan honesta, ni tan optimista, aunque ES DOMINGO da la ilusión de ser la más sincera.

Para empezar yo, el escritor del guión, ni siquiera creo que un hombre necesite de una mujer para ser ordenado o para vivir dignamente, como está planteado en la película. Puedo caer en esa trampa en la esfera de la ficción, pero no en la vida real. Puede ser posible que las culturas machistas seamos un poco así. Pero no me creo al personaje, ése que escribí. Hace años que no me  creo nada de lo que escribo. Pienso que la gente que se cree lo que escribe se convierten en muy buenos redactores, periodistas quizás, pero muy malos escritores artísticamente hablando, y no estoy hablando de escribir fantasía: estoy hablando de escribir mentiras.

Tal vez por ello, siga sin entender esa preocupación del cine nuestro por lo real en el sentido más bajo del término. Pongo como ejemplo la película Tierra en la Lengua, de Rubén Mendoza, una película que vi hace poco, tal vez la última película de cine colombiano que vea este año. Uno la ve a Tierra en la Lengua y no entiende cómo el Estado se puede gastar la plata subvencionando este tipo de obras. Uno piensa que es un despilfarro del erario público sinceramente, plata que podría estar mejor invertida en mejorar las carreteras sin ir muy lejos.  No voy a explicarme. Solamente decir que los colombianos somos mejor y que el cine también sirve para mostrar lo posible.

Pero vuelvo la tema. ES DOMINGO es una historia farsante, pero juguetona. No dice la verdad, pero la gente se ríe. Se enamora y paradójicamente sale del teatro un poco más ilusionado con la vida. Con suerte, nos irán a medir en relación con nuestros competidores de acuerdo a ese rasero.

Aquí la programación del FESTIVAL DE CINE DE ORIENTE




Eskwe means hummingbird from Paola Ochoa on Vimeo.

lunes, 21 de septiembre de 2015

El video y yo

El siguiente texto hace parte de la historia de este cortometraje. Fue publicado en Las 2 Orillas y recoge mucho del espíritu del cine que me gusta y que quiero hacer:

Santiago Gómez, pionero del video en Colombia

“Su actitud de contar bien en vídeo, le podía salvar la vida al cine colombiano”
Por: William Francisco Zapata Montoya agosto 15, 2014
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Santiago Gómez, pionero del video en Colombia
Hace 20 años, aproximadamente, yo le pedía una entrevista a un man de mi edad, que acababa de ganarse un premio nacional con una película en video. ¡EN VIDEO! Era de no creerse. Al man yo lo admiraba. Como a pocos en Medellín. Casi ningún trabajo audiovisual me ha despertado la fascinación que me despertó DIARIO DE VIAJE, de Santiago Gómez, en su momento.
En las universidades se discutía que el cine no podía ser en vídeo. Que el cine tenía que ser en 35 mm o en 16 mm. Yo, como también me había acabado de ganar un premio con un cortometraje en vídeo, sentía que el cine podía ser posible con cualquier camarita. Mi premio no era tan teso como el de Santiago, era más local, pero me había movido todos los cimientos: comía y respiraba cine.
Por la época también había salido DIRECTO CHAPINERO, otro cortometraje hecho en vídeo. A ellos también los entrevisté. Pero, del resto, no encontraba a nadie. Me sentía muy solo en mi convicción de que la ficción en vídeo era posible. Víctor Gaviria y Andrés Burgos también estaban haciendo sus cosas pero en celuloide. Nadie, absolutamente nadie parecía entender que el cine era un lenguaje más que un formato. Estoy hablando del 94, 95, 96. Hasta que apareció Gómez con su Diario de Viaje.
Eso nos voló la cabeza a todos. Muchos miraron pa´ otro lado. No quisieron aceptarlo. Hoy todavía lo niegan. Otros, tímidamente, como Carlos César Arbelaez tuvieron que aceptar la dura realidad, y contar sus primeras cositas en video. De todos modos, yo le hice mi entrevista a Santiago Gómez. Me parecía que su actitud de contar bien, en video, le podía salvar la vida al cine colombiano.
Hoy el cine colombiano insiste en rodar muy bien técnicamente, pero narrando mal. Bueno, al menos a mí no me enganchan las cosas que se promocionan como ´cine colombiano´. O pueden ser los temas, no sé. Pero en el cine todo es forma, sintaxis, sobre todo. Santiago, en cambio, sigue con su actitud, de hacer cine en video, cuando ya el mundo entero le ha dado la razón. Hasta Tarantino y Scorsese ruedan en video. Yo todavía sigo viendo a Santiago como un héroe, como el héroe que nos salvó la vida con una película hecha en video. Dentro de 50 años cuando se hable de la convergencia entre lo análogo y lo digital, espero que lo mencionen como un pionero. Hoy, tengo la oportunidad de tenerlo en mi propia película (sí, hecha en video: ¿quién no hace películas en video?). El man, que una vez veía muy teso como director, hoy es mi actor. Y una profunda influencia al mismo tiempo de este proyecto. Tal vez ni se acuerde de esa entrevista. Yo sí, tal vez fue uno de los primeros correos electrónicos que mandé en mi vida. Una era digital estaba naciendo.

domingo, 13 de septiembre de 2015

Serie web o ¿precuela?

´´La falta de amor por vos mismo, es la que hace de tu soledad una cárcel´´ F. N.

Ahora sigue la disyuntiva. Se hace segunda parte o no se hace. Se vuelve serie web, quizás. No lo sé, tal vez.

El caso es que la historia anda pidiendo cuerda. Mucha gente ya quiere saber que ha de pasar con este tarado emocional. Este sujeto que no vino a la tierra para sostener relaciones duraderas. Hasta yo quiero saberlo.

Pero más allá de eso, es que encontrar un tono para contar las cosas es muy difícil. De hecho, ya es complicado encontrar algo que se quiera contar. Cuando ello ocurre, vos no querés dejar la historia.

ES DOMINGO da para otras dos o tres capítulos de 5 minutos cada uno. De hecho, ya están medio escritos. Solo habría que ir a la caracterización de los personajes y allí se encuentra todo.

Creo que una segunda parte o una tercera, sería muy interesante llevarla a la ciudad, pues de hecho estos personajes son de ciudad. Por el momento viven en el campo y tienen unas vivencias juntos en el campo, en la periferia. ¿pero cómo se relacionarían en la ciudad?

Las condiciones están dadas. Ya hay mejores aprendizajes. ES DOMINGO nos ha enseñado cantidades sobre el asunto de quitarle el misterio al cine, de hacer productos más satisfactorios que rentables, más entrañables que impactantes. ES DOMINGO me ha devuelto un tono que se me había perdido y me ha mostrado nuevos caminos.

Es hora de agradecer a los productores STEVEN OSORNO y VILMA RIVERA. Su principal ayuda ha sido estar más enamorados de la película que yo. Ojalá puedan estar en lo que sigue de ES DOMINGO YNTAN.

Mientras tanto, dejamos aquí un artículo del País de España con muchas de las cuestiones que asaltan a ES DOMINGO.



                 DESESPERADOS POR RELACIONARNOS

ANNA PARINI


Esto se ha trasladado a las relaciones. No solo los productos caducan, algunas relaciones también. Han desaparecido los referentes de nuestras certezas y nos invade la incertidumbre. Hay quien teme establecer relaciones duraderas. Porque los vínculos son frágiles y parece que dependen solo de los beneficios que generan. Son relaciones efímeras, sin compromiso. Satisfacen puntualmente ciertas necesidades. Son relaciones de desconocimiento mutuo y de uno mismo.

Vuestro mal amor a vosotros mismos hace de vuestra soledad una cárcel
Friedrich Nietzsche
Hombres y mujeres se desesperan para relacionarse, ya que se sienten fácilmente “descartables” y abandonados a manejarse con sus propios recursos. Estamos ávidos de encontrar la seguridad que nos ofrece la unión, de encontrar con quien contar en momentos difíciles y de relacionarnos con alguien para huir de la soledad. Al mismo tiempo desconfiamos de que la relación dure. O que se convierta en una jaula que limite nuestra libertad. La idea está cargada de atracción y amenaza al mismo tiempo.
En este espacio podemos sanar traumas pasados y despertar la ligereza y espontaneidad del ser. Estar atento nos puede ayudar para darnos cuenta de lo que cobra vida a través del intercambio con los otros. El problema está en que inhibimos esta chispa por nuestras creencias, normas interiorizadas y temores. Nos domina el miedo a quedarnos privados de amor, a ser abandonados. Y en ese miedo la espontaneidad no tiene oportunidad de manifestarse, e incluso uno acaba convirtiéndose en una marioneta, tratando de quedar siempre bien, por miedo al rechazo.
Cuando disipamos estas inhibiciones y temores, se da la resonancia, la sintonía, la armonía, lo que Piaget denomina el élan y para Jung es la corriente. A la indagación apreciativa la denominamos el núcleo positivo, y para Schellenbaum es la energía vital. Esta se libera en el espacio relacional, del yo con el otro. Cuando se da, uno siente una fuerza ascendente, un impulso que le lleva hacia delante. Sin embargo, estas experiencias de energía vital “no modifican en nada la existencia”, afirma Schellenbaum, “a menos que no se truequen en una sensación vital nueva y fundamental, que penetre en todos y cada uno de nuestros pensamientos y acciones”.

Cultivar emociones positivas


ANNA PARINI
Nos abre a los demás y a una vida más plena. Nos enfocamos en lo que funciona y lo hacemos crecer, y nos centramos en lo que nos da vida. También es necesario saber gestionar el sufrimiento para que no sea devastador y no permitir que ciertas personas o relaciones tóxicas contaminen nuestros espacios internos. Cuando esto ocurre, empezamos a hacer suposiciones y a pensar mal, sembrando desconfianza. Se abre la puerta a la negatividad y al malestar. En esos casos preste atención a no alimentar las suposiciones negativas ni a sacar conclusiones de todo precipitadamente. Tenga la valentía de preguntar, aclarar y expresar lo que quiere. Fomente una buena comunicación, así evitará los malentendidos, las tristezas y los dramas.
Para ello es bueno expresar lo mejor de sí mismo. Recuerde cómo se sentía cuando estuvo en un momento vital pleno. Intente revivirlo. En ese estado, uno es creativo e intuitivo. Barbara Fredrickson define el florecimiento como el sentirnos plenamente vivos, ser creativos y resilientes (capaces de sobreponerse a la adversidad), y sentir que crecemos y tenemos un impacto positivo en nuestro entorno. Cuando estamos abiertos a recibir,brotan nuestros impulsos creativos y se manifiesta nuestro potencial.
Para lograrlo, Fredrickson recomienda: ser conscientes de que la sinceridad importa en nuestros intercambios. Encontremos y vivamos el sentido positivo con mayor frecuencia en la experiencia diaria. La amabilidad cuenta, enfocarse en los demás y en cómo pueden crear una diferencia. Vivamos con pasión y démonos permiso para jugar.
Desafortunadamente cargamos heridas que nos llevan a establecer relaciones en las que, en lugar de impulso creador y vitalidad, hay control y estancamiento. Nos enredamos yendo por senderos en los que el amor resulta un problema sin solución. Entramos en juegos complejos yendo al encuentro de la otra persona, con la intención de satisfacer la necesidad de un amor que parece que perdimos o se nos escapó. Juegos que nos dejan con una insatisfacción constante, frustrados, deprimidos, desesperados, solos y exhaustos, y nos provocan sentimientos de culpa, de ­inadecuación y de impotencia.
Vamos al encuentro del otro con ese bagaje y con la esperanza de obtener su energía y la llave para abrirnos a la vitalidad esencial. Al no satisfacerse nuestras expectativas, sentimos rechazo, le hacemos sentir culpable y finalmente le abandonamos. Estos juegos, que Schellenbaum denomina los juegos del amor, nos encierran en un círculo vicioso que merman nuestra capacidad de dar y recibir y nuestra autoestima. Si queremos encarnar todo nuestro potencial, es importante no darle vueltas a recuerdos dolorosos, a revivir heridas pasadas, a seguir pisando nuestras huellas traumáticas. Al revivir viejos recuerdos determinamos cómo estamos y lo que creamos no nos revitaliza.

Para saber más

Libros
Afortunado el hombre que no es. Jiddu Krishnamurti
Los cuatro acuerdos: una guía práctica para la libertad personal. Miguel Ruiz
Positividad. Barbara Fredrickson
La herida de los no amados. Peter Schellenbaum
Para lograr vivificar nuestra existencia en todos sus aspectos, mental, emocional, espiritual y corporal, es importante prestar atención a qué preguntas nos planteamos. Cuando, por ejemplo, me pregunto: ¿me aman lo suficiente? La respuesta casi siempre será que no. Al plantear esta pregunta incorrecta entro en respuestas que merman mi capacidad de ir al encuentro del otro con espontaneidad, revivo recuerdos que abren mi herida de no haber sido suficientemente amada y entra de nuevo la desesperación, la sensación de no valer y el rechazo al otro que no me ama bastante. Y para tapar mi herida lo justifico con que “otra vez es el hombre o la mujer equivocada”.
Sugiero aplicar la indagación apreciativa en la que aprendemos a recuperar recuerdos de experiencias vitales significativas, vivencias de superación y plenitud, para abrirnos a ver y vivir lo que realmente anhelamos. Con esa apertura estamos dispuestos a vivir un presente en el que podemos crear las condiciones para florecer en las relaciones. Puede preguntarse: ¿qué aprendió de esa situación?, ¿qué le aportó y qué aportó usted a la relación?, ¿dónde encontró su fuerza para avanzar?, ¿qué hay en su interior que le impulsa hacia delante? Si la situación ideal estuviera ocurriendo, ¿qué estaría pasando?, ¿cómo estaría usted?, ¿qué haría diferente? No piense en lo que deberían hacer los demás. ¿Qué haría usted para crear las condiciones en las que su energía fluya? ¿Cómo se expresa su personalidad en su mejor forma, cuando se muestra pletórico y se siente rebosante de vitalidad?
Nuestros procesos vitales se activan en la medida en que establecemos relaciones. De todas maneras, debemos prestar atención a cómo las realizamos, ya que, a falta de amor, algunos se lanzan de cabeza al amor al prójimo por su propio placer. Ayudan desde su necesidad de reconocimiento, renuncian a sí mismos y pretenden librarse de la presión de una existencia carente de amor propio.

El amor estalla en nuestra vida en cuanto desaparece nuestra resistencia contra él
Peter Schellenbaum
El conocimiento de uno mismo facilita el proceso de pasar del miedoa ir al encuentro del otro de una forma más abierta, tolerante y relajada. Conocerse implica salir de la sensación de autoabandono en el que uno se ha alejado de su propio ser. Nos preocupa tanto la opinión exterior, dedicamos tanta energía a complacer a los otros, que abandonamos el cultivo del amor propio, curativo y sanador. En la tradición judeocristiana se ha ido creando un temor al amor propio por no caer en la esclavitud del yo, del egocentrismo. En cambio en el budismo no existe la liberación por factores ajenos, sino la autoliberación. Es a través del amor propio y de la compasión como uno se libera de la esclavitud del yo.
Para conocerse a uno mismo es necesario darse espacios en los que uno no tenga nada planificado, para estar disponible a lo que emerja de dentro y de fuera. Verse en su interior exige un esfuerzo de introspección. Comunicarse con uno mismo es el primer paso para armonizar cualquier malestar. Obsérvese: qué le pasa, cómo se siente, quién gobierna su mente. Puede preguntarse: ¿qué sucede conmigo cuando no rechazo la soledad y la pasividad como algo inapropiado, sino que permito un espacio para estar conmigo? ¿Qué ocurriría en mi vida si me reservo algunas zonas libres de obligaciones, que permitan un vacío en el cual pueda escucharme y pueda aflorar lo que quiere nacer en mí? ¿Qué se generaría en mí si me guardo algunos espacios en blanco en la agenda, para estar disponible? Disponible para mí y para lo que quiera manifestarse en mi vida. Permitiéndonos esto, “despertamos de la hipnosis social, que nos ha hecho confundir el tejido de nuestras obligaciones con la vida en sí misma”, como dijo el filósofo británico Allan Watts.
elpaissemanal@elpais.es

domingo, 23 de agosto de 2015

Una especie de alma gemela


Este blog de Flor Bea y Maite Pil me tiene impactado
, es como una especie de alma gemela de este corto hecho en Santa Elena, Medellín. Ahora que muy posiblemente tengamos secuelas o precuelas de YNTAN, las siguientes palabras y recomendaciones cobran mucha vigencia. Tomo nota ahora que estoy escribiendo un segundo capítulo corto
, para la web tal vez, llamado ES LUNES Y QUÉ DESPARCHE, ya en la ciudad, sobre esos patéticos adultos machos que uno ve por ahí, todos desolados, poetas, artistongos, quien sabe si solos, pero náufragos urbanos en todo caso :

E. D. Y NO TENGO NOVIO
 http://esdomingoynotengonovio.blogspot.com/2013/08/hombres-como-ninos-perdidos-en-un-bosque.html


Aquí la película recomendada al interior de dicho blog:


lunes, 17 de agosto de 2015

TRAILER OFICIAL

Luego de su presentación en el Festival de las Artes en Jericó Antioquia, el pasado 25 de julio, junto a obras tan importantes como CARTA A UNA SOMBRA y la ganadora de la Palma de Oro LEIDI, nos permitimos socializar cordialmente el TRAILER OFICIAL de Es Domingo:

lunes, 27 de julio de 2015

JERICÓ: Otro corto más

En Jericó todo funciona y funciona bien. El agua se puede tomar de la canilla, la gente toda es amable sin excepción, hay un museo con la obra de Ethel Gilmour, hay un café internet en cada esquina y un público receptivo, respetuoso y culto para el tema de las artes. Ni que hablar del colorido en cada una del 90 por ciento de sus fachadas y la tendencia ultra liberal en los sermones del cura del pueblo en una las iglesias más bellas de Antioquia.



Me encuentro a la salida de la proyección de ES DOMINGO YNTAN en el auditorio del Maja, con poco tiempo para descubrir más a Jericó, la verdad. A duras penas pude ir a misa, y a la cantina a beber, y esto por su cercanía con el alojamiento asignado por el Festival Prisma 2015.


Sobre lugares como el café Madre Laura, me siento con pereza de explorar. Me he vuelto lochudo, prefiero quedarme en el hotel, viendo la televisión por cable que me he negado a tener en mi casa.

5 personas, que parecen amigos entre ellos (as), se me acercan para hablar de la película. Muchos aduladores, de los falsos y de los verdaderos, ya se me habían acercado antes, a decirme que el corto los había despertado: que los otros cortos los había hecho dormir. La tarde es soleada. Nuestras sombras se riegan por el adoquinado de las faldas de Jericó. Una afonía con principios de bronquitis me acompaña desde hace tres días. No quiero hablar. El resplandor del sol hiere nuestras retinas. Me quiero retirar, pero me da pena con los interlocutores: son cuarentones como yo y parecen muy educados. Al final llega una de las organizadoras y me salva de seguir hablando de mí mismo.

Pienso que ES DOMINGO ha cumplido su objetivo. Se mostró en pantalla, no grande, gigante. Y se vio bien, aunque el proyector destiñó los colores de todas las obras. También la vio gente desprevenida, todo un auditorio, y gustó. Ahora sé que se puede arreglar más y mandar a festivales importantes y no va a hacer el ridículo.


 No la vio gente importante, porque la gente importante sólo se ponen atención a ellos mismos o le ponen atención a la gente que les represente algún dividendo laboral. Citando al caricaturista Jairo Barragán Naide: ´Yo sólo leo las publicaciones donde me publiquen a mí´.

Pienso que la película no es tan rara como creía, si la ve gente culta o al menos con cierta cultura cinéfila. De hecho, el corto resultó el menos mamerto de la muestra, el más MTV, el más capitalista, frívolo, banal, si se quiere.








En general, todas las películas vistas en Prisma tenían el tema de la mujer. ES DOMINGO también lo toca, al tema, pero fue la única pieza donde la mujer no es relacionada con la casa sino con la calle.

Songo sorongo, siendo el corto menos izquierdoso, es el más progresista en cuanto a mujeres se refiere. En el fondo todos estos realizadores que posan de feministas con sus discursos audiovisuales, revisten un entramado conservador donde la mujer siempre es la que tiene que permanecer en la casa. ES DOMINGO YNTAN formula que mientras la mujer no suelte la cocina, nunca podrá reivindicar sus derechos.


En Leidy, de Simón Mesa, (proyectada al principio y al final del festival) (que yo tampoco la había visto), la incipiente mujer de la casa hace una pataleta muy angustiosa, muy contenida, muy de miradas, porque el hombre no ha llegado en toda la noche, lleva perdido dos días. Es una reflexión conservadora sobre lo que representa el hogar en nuestros días. (Entre tragos, se le pudo preguntar entonces a Simón por qué Leidi tan estrato 1. Por qué no hacer el mismo guión más clase-media, más estrato 6. Le dije que la historia perfectamente hubiera podido funcionar mejor en una esposa pija. ´´Así la hice, así salió´´,  me dijo. ´´No hubieras ganado en Cannes´´, dije yo). Una gran obra en todo caso. Universal, monstruosa, por mucho que en los pasillos del Festival de Jericó, hasta algunos organizadores mismos dijeran, después de haberlo invitado a Simón, que ´´Leidi no es para tanto´´, que Simón ´´estaba subido´´. Por mi parte yo tampoco creo que ganarse un Cannes diga nada. Por el contrario, dice mucho sobre la mayoría de obras que ganan allá (ver AGARRANDO PUEBLO, de Mayolo-Ospina, ahí se resume todo lo que significa Cannes). Pero lo que sí creo es que Leidi es una obra maestra, un corto de grandes ligas.

Al final, no se disparó un solo balazo en toda la muestra. Pero hubo mucha denuncia a la violencia estatal en las propuestas. Una denuncia a la guerra silenciosa desde las instituciones, una guerra que ninguna paz podrá poner fin en este país, una guerra más cruenta y despiadada que la guerra de guerrillas.

El oficialismo por su parte inauguró la jornada con los taches arriba, a través de Julián David Correa, director de la Cinemateca Distrital. Lo primero que hizo fue dar unas explicaciones, no pedidas, sobre cómo se reparten los recursos de cinematografía. Se empeñó en dejar muy claro que no se los repartían entre los amigos, que la rosca no existe en su accionar. Y así se inauguró el segundo día del evento, donde ES DOMINGO fue proyectada.

 NACE UNA ESTRELLA
Ahora estoy sentado en el parque principal. He pedido una Pilsen y una colombiana, las cuales mezclo en un vaso. Es domingo y mi teléfono ha sonado un par de veces. Llamadas desde Medellín que siempre contesto. Escenas familiares por doquier. Aquí en Jericó también se siente el ambiente a feria de Flores. Pienso que una película no se acaba hasta cuando se acaba. Por razones de tiempo o de organización o de cansancio, ES DOMINGO fue mutilada por los proyeccionistas en la parte de los créditos y sin embargo la historia, sobrevivió, se dejó contar.

Todo el mundo tuvo que ver con el corto. Unos me preguntaron por la música, otras me solicitaron el mp3 de los grupos y, a groso modo, los jóvenes y artistas, gente con cierta sensibilidad pop, fueron los más entusiastas.

Pasa Simón Mesa y me invita a jugar billar. Le digo que tengo que hacer algunas cosas y que luego lo llamo. Hago mis vueltas y lo llamo, pero me dice que anda por ahí de vueltón. Al final, la jugada de billar se queda pendiente. No hay tiempo, el bus del festival calienta motores para volver a Medellín. Voy por mi maleta a la Casa Estudio, apelativo para el lugar donde nos hemos alojado. Hemos sido tratados muy bien por la organización. Hubo una preocupación por los realizadores, por el público y por las obras audiovisuales.

 Doy un sorbo al refajo y pienso que empezamos a disfrutar de un progreso en los festivales de cine cuando superamos el síndrome de sentar a las audiencias en sillas Rimax, o en el suelo. En este festival hemos estado cómodamente sentados en sendos muebles de teatro.

 Más allá de probar mi cortometraje, tuve la oportunidad de asistir, el pasado fin de semana, al nacimiento de un evento que va a ser grande. El Prisma de Jericó va a dar mucho de qué hablar y podrá ser la gran alternativa de festivales en Colombia por el espíritu rockero de su director Óscar Mario Estrada y su codirector John Jairo Rendón. En cuanto a mí concierne, considero que al cine colombiano le falta mucho rock and roll. 
Del mismo modo, pudimos presenciar la germinación de ese súper nova llamado Simón.
Mesa arrasó. Las proyecciones de Leidy se convirtieron en entrevistas de culto al joven director veinteañero. Una reencarnación de Bob Dylan criollo en el quehacer cinematográfico. Simón tiene esa pose y esa presencia, y ese desdén de nobleza, que le falta a los demás geniecillos del cine colombiano. 
Dicen las directivas que lo de Daniela Abad fue superior en la inauguración del viernes. Que se tuvo que hacer doble proyección de Carta a Una Sombra y todavía se quedó gente afuera. 
Sin embargo, Simón Mesa venía con otro tipo de tesoro desde los sótanos de esa muerte que es la gloria de Cannes. Simón venía cuidando un fuego y nos lo mostró en sus intervenciones. Llevó el candelabro hasta Jericó y compartió su chispita a las demás velas del recinto. Simón Mesa no llevaba una película para mostrar. Llevaba una experiencia para mostrar, tal vez el legado del patrimonio más importante del cine paisa hasta la fecha: su itinerario de Leidy, desde la concepción hasta la Palma de Oro. 


Ante semejante monstruo, los demás cortometrajes fuimos estudiantiles. He ahí la impotabilidad del genio (su actitud en sociedad me recuerda un poco a la actitud de Cerati cierta noche que me lo encontré en una fiesta en New York y donde no le habló a nadie en toda la velada). Yo lo entiendo a Simón. Como personaje del cine, es una ballena orca nadando en un pozo de agua lluvia. Aun así, Mesa se mete a todo tipo de calenturas para enseñarle a la gente a hacer cine y también vino al naciente Festival de las Artes Prisma de Jericó, 2015, y cumplió con su rol de super estrella.
Rumbo a Medellín, se le siente dicharachero a Mesa. Conmigo, Simón ha logrado romper cierto hielo que nos acompañaba desde la academia, años atrás. Con los demás realizadores no tanto. Creo que se han dejado intimidar por el resplandor y/o no les importa tanto el cine. O, tal vez, es que todos regresamos cansados.













miércoles, 22 de julio de 2015

A VECES LLEGAN CARTAS


Medellín, Julio 21 de 2015


DIRECTOR
William Zapata
E.S.M.

Mi muy apreciado WJ:
He visto con cautela y atención, tres veces tu PELICULA, pues te soy sincero, no soy de los que se dejan meter : "GATO POR LIEBRE".
Te hago la pregunta al REVES y de la manera más respetuosa.
Cuáles son tus dudas. Es un trabajo lleno de preguntas e inquietudes, el cual uno quisiera no solo proyectar UN DOMINGO, también Un LUNES. Más depresivo aún. Qué manera de contar lo que uno quiere y ESO ES.
Más allá de la narrativa que sugieres, de doble vía, clásica y experimental, de la belleza formal o lo que llaman estética, la cual está ahí, más allá de los tres actos, que felizmente no están ahí, hay en tu trabajo y desde mi muy modesta visión, una mirada nueva que conmueve, en la cual estas tú y además los domingos, en los que deseamos llamar a quien, sin saber y con tantas anhelos y dudas, buena pregunta.
Desde mi modesta apreciación, un abrazo y con EMOCION GENUINA, ver este gran trabajo que seguramente muchas personas como yo, disfrutaremos.
Criticas: Los ZOONES QUINCEAÑEROS. Pero bueno sé que eres un adolescente irredimible-
Un abrazo y bienvenido con todos los honores y la admiración que tu trabajo nos convoca a PRISMA 2015
TU ENEMIGO NÚMERO 17.
OSCAR MARIO ESTRADA VASQUEZ

Vida inteligente en Marte-x

Miedo principal: que no hubiera historia. Que los pedazos no calzaran entre sí. Qué faltaran o sobraran piezas. Que no hubiera rompecabezas.

Miedo secundario: que no tocara fibras. Que nadie se emocionara, que nadie la entendiera.


Y la película se entiende. Le llega a la gente. Hay un universo, un microcosmos con su propia vida. Un mundo independiente, irreal, pero que da la ilusión de ser real. Verosímil, la gente se la cree: arma su rollo en la cabeza. 

Creo que de ahí para adelante todo es ganancia. Que no gane, que la vea poca gente, es irrelevante cuando uno siente que hay historia, una ficción.

Qué no le guste a los blanquitos de Medellín y Cali, es natural. Qué no tenga peso moral, que no le sirva a las instituciones, que se meta contra las vacas sagradas, qué sea plebe, vulgar, eso ya no me corresponde a mí.

Me correspondía cuando la estaba editando. Era mi decisión si quería agradar a la gente del cine en Medellín, aquellos que se tiran el ping-pong de la contratación cultural con los de Cali y así en un eterno boomerang de favores cinematográficos para monopolizar las platas del Estado.

O me la jugaba siendo negro. Realmente negro. Un negro al estilo colonial, mal hablado y de léxico colmado de groserías, verdaderamente marginal.

Entonces esta película lo fue, lo es, una película de negros al estilo colonial, excluida, real, cercana, callejera, ciudadana del mundo y muy poco colombiana. 

 No me interesa hacer películas colombianas. Y sin embargo, hay dos o tres personas que todavía me creen, que no le comen cuento al tema del cine para salones de té, como lo quieren institucionalizar los mafiosos del cine provinciano en los últimos 20 años.

O sea, resulta que sí puede haber vida inteligente en la provincia. Y por eso nos vamos para Jericó a mostrar ES DOMINGO YNTAN, al Prisma 2015, con la certeza de lo que tengo. Una película segundona, muy Nairo Quintana, ninguneada por la godarria afincada en la corrección política de este país.



jueves, 9 de julio de 2015

Qué no le pase a usted

Algunas almas que han visto la película han alcanzado a hacer comentarios del tipo ´en el fondo, hacés una apología a la violencia´.

Hoy, la historia inmediata de Santa Elena me da la razón. Una mujer ha sido asesinada el pasado fin de semana en su casa, por un vicioso de la zona.

Lo que yo digo en el guión de ES DOMINGO YNTAN, es que las mujeres, (más que los hombres), deben aprender artes marciales o a manejar un arma, de pronto portar siempre una pistola, un dispositivo de descargas eléctricas o al menos un machete.


Llámenlo paramilitarismo, pero estamos en Colombia, donde la policía, aparte de negligente e inoperante, también tiene las manos amarradas.

La zona de Santa Elena, como toda zona rural, se presta especialmente para que algún enfermo, obsesionado, frustrado y reprimido sexual haga de las suyas en sus ratos más desesperados.

La mujer masacrada en la vereda el Llano marca un mal precedente, en un corregimiento repleto de mujeres autosuficientes y empoderadas que se dan a la aventura de vivir solas. Fue violada, empalada y linchada antes de ser ejecutada.



La pregunta es ¿por qué reaccionamos ahora? ¿Dónde estaban todos esos amigos tan políticamente correctos que vivían, más o menos, cerca de ella y que tanta solidaridad profesan de labios para afuera y, que aprovechan este crimen para alzar un alegato político, intentando un golpe mediático? ¿Por qué no actúan más en lo práctico y menos en la esfera de lo ideal? ¿Por qué no tenían una red de ayuda al menos telefónica?

Los hombres también estamos igual de vulnerables ante la falta de Estado a unos cuantos minutos de Medellín.

En mi cortometraje, la protagonista sabía artes marciales. En la vida real de Santa Elena ¿cuántas mujeres dizque autónomas también lo saben o saben disparar una pistola de 22 milímetros?

Mientras tanto les dejo el nuevo teaser del cortometraje que habla sobre este paraíso ego:



sábado, 20 de junio de 2015

Gentes: aprendan reírse de ustedes mismos

El capitalismo suele arrinconarnos
en los días especiales.

El primer éxito importante de este corto, fue con quienes actuaron o iban actuar.

¡Qué pasó! Por qué la gente le tiene tanto miedo a la soledad... O peor: por qué la gente le tiene tanto miedo a reconocer que está sola.

Por qué esta satanización de la soledad. Cuando Cerati dice que ´el diablo frecuenta soledades´, no se refiere a las soledades físicas, de ausencia de gentes alrededor. Cerati se refiere a la ausencia más bien de mundo interior, a una soledad personal frente a Jesús, a una soledad de gente que de verdad no tiene a Dios en su corazón.

Y por ahí va más bien el tema de ES DOMINGO. De un Lucas que en realidad está muy rodeado, de gente que tiene: de una familia pendiente de él, acaso de una pareja estable, de un par de amantes en el teléfono, de un montón de amigos y de alguna poca de popularidad, pero que en el fondo él sabe que su vacío es espiritual.

Conozco un montón de gente que van a las iglesias, a fútbol, a cine, a centros comerciales, a bares, a parques, a yoga, al gimnasio, a cholulear en eventos, están en familia todos los días, llenan la casa de gritos y viven como secuestrados en sus propias vidas, sin nadie adentro de ellos mismos en realidad, como atrapados en una especie de redada de ecos vacíos, como que sienten que se ahogan, (como Lucas), y que nadie puede salvarlos. El capitalismo es una fábrica de soledades, quien lo niega.


Sin embargo, nadie leyó el guión por ese lado, y sin embargo todos le copiaban. Siempre supieron que la historia les hablaba, la historia de ES DOMINGO le habla a todo el mundo, porque en el fondo todos estamos solos, es una cuestión sistemática, insertada en la cultura, en el modelo, en el paradigma competitivo que nos tocó vivir y que estemos llenos de distracción a esa soledad heredada es otra cosa.

 Era muy simpático ver que todos quienes me ayudaron trataran de dejar claro que ellos, en la vida real, no estaban solos. Vi a muchos (mucha gente quiso actuar aquí) tratándose de convencer de algo que no era más que un rol, un papel y que ellos no eran como Lucas, el personaje de ficción.

Al final, Steven quien interpretó el papel y que es mi hermano del alma, fue el que mejor se supo reír del tema. El tipo ya no tiene tiempo en la vida para leer o para crear, (que son las mejores formas de estar solo sin sentirse solo), pero todavía se sabe reír.

Steven es el tipo de persona que cuenta chistes de sí mismo y no espera que nadie se ría de ellos. Él simplemente se ríe a las carcajadas de sí mismo. Siempre ha sido así toda la vida. A diferencia de los anteriores candidatos a actores, Steven nunca la cogió a hacer chistes contra el director. Ni nunca tiró a lucirse en público, banderiando a los demás (un gesto tan santiaguezco. Sí, increible pero cierto, cosas que no vemos en la obra de las personas). Pero Steven hizo chistes todo el tiempo. Creo que a la larga, la interpretación del papel le hizo pensar muchas cosas de sí mismo y su nobleza radica en que siempre sabe darle la vuelta a esas cosas. Los dos venimos de un barrio donde aprendimos a reírnos. Si no nos reíamos teníamos que terminar como los sicarios: llorando por todo. Y si nos reíamos de los demás, podíamos terminar con un tiro en la cabeza. Entonces nos teníamos que reír de nosotros mismos, como en un efecto espejo nos poníamos el uno enfrente del otro y empezábamos a hacer chistes. Le doy gracias a Dios que este corto nos haya dado la oportunidad de recuperar esas risas al menos por un día.

Es acaso ES DOMINGO YNTAN una película sobre alguien riéndose de sí mismo ¿?

Tal vez. Lo que pasa es que aquí nadie va a entender ese chiste. Aquí somos demasiado melodramáticos, escolásticos, todo lo que sea humor nos parece pecado. ¿Humor en el cine? Dios nos libre. Estamos en guerra ¿recuerdan?


No voy a entrar en detalles, pero siempre hubo un miedo al título de la película. La gente recibía el guión en los primeros días, hace mas de un año ya, y decían: ´uy, qué título´, y entonces se largaban a leer el guión completico. Muy pocos escritores corren con la suerte de que la gente del común les lea sus guiones. Menos en Colombia. Aquí la gente ya no lee ni siquiera medio libro al año. Por eso este corto siempre ha sido un éxito para mí.

La última persona que me dio un parte de victoria, fue Luis Carlos Raigoza de Comfenalco, el jueves pasado. Antes de irme le regalé una copia de la película. Miró el DVD, leyó la carátula y dijo, entre carcajadas: ´UY, QUÉ TÍTULO, JAJAJA´.

Gentes: aprendan reírse de ustedes mismos, primero para que no tengan que reirse de los demás, segundo para que nunca dejen que se rían de ustedes así tengan que perder amigos y tercero porque es la mejor manera de estar solos, para cuando se den cuenta de lo realmente solos que están y para cuando necesiten estar con gente alrededor y no sentirse tan miserables. Y no lo olviden: el de arriba siempre nos acompaña.








Más encuadre que lenguaje

La película tuvo su primera prueba de fuego importante. Por primera vez se presentó en un auditorio y por primera vez en una pantalla grande y en unas condiciones de proyección no muy idóneas: había una luz encendida al lado de la pantalla, entonces la imagen no se veía en todo su esplendor pues la atmósfera era de semi oscuridad, no de oscuridad absoluta (era un evento de literatura, no de cine).


Sin embargo la atención fue absoluta. Era un regalo que le quería hacer a los amigos, a los que me han leído, me han respetado y a quienes quisieron acompañarme en el proyecto de mi primera - y tal vez única - novela en papel.

El caso es que aprendí otra cosa del corto. Todos los días me enseña algo. Y es la importancia del encuadre. Cómo el lenguaje cinematográfico mismo empieza en el fotograma.

Más allá de la yuxtaposición de tomas, más allá del montaje de estructuras complejas, el montaje empieza en la composición fotográfica. La gente salió fascinada con las tomas, con la captura de paisajes y la película se dejó ver una vez más.

Una de las cantaletas que más les echo a mis estudiantes es que aprendan a manejar ley de tercios, una técnica muy primaria, básica si se quiere y obvia.

Sin embargo, yo nunca la pongo en práctica, excepto en ES DOMINGO YNTAN. La ley de tercios me ayudó a subsanar las deficiencias de iluminación y de cámara. Y funciona de alguna manera.

La comunión alrededor de amigos funcionó. La idea es que la película no sea pública todavía. No lo es. Quizá tengo miedo. Miedo a que la vea gente que no se lo merece, gente que no la vaya a entender, a que no la vea nadie y/o peor, que la vea mucha gente y que, como algunas herramientas, caiga en algunas manos equivocadas.

En este caso, la vimos por primera vez en grupo (siempre la hemos visto yo y otra persona, nunca más de dos personas al mismo tiempo) y no un grupo enterado, era gente de la poesía, de la literatura, pero no de los audiovisuales.

Como era una reunión de amigos y amigas (fueron 10 personas conocidas y 3 desconocidas), yo esperaba que fueran muy generosos con la novela, como realmente lo fueron - más de la cuenta, me parece a mí -.

Pero no esperaba que las piezas audiovisuales mostradas (un trailer sobre el documental de la Buerta y ES DOMINGO) despertaran tantos entusiasmos. En una cultura audiovisual donde somos tan exigentes, donde pedimos que los productos sean tan buenos como los gringos o los de afuera, tendemos a tener problemas de comunicación con los propios. ES DOMINGO Y NO TENGO A NADIE ha logrado comunicarse, entonces.

Lo mejor es que es no fue la gente del fajardismo o la gente que está acostumbrada a ir a estas cosas culturales por lagartear, que uno sabe que están en el medio por enriquecerse, por vivir del cuento, por ser parte de un mundillo o porque le deben a alguien un favor y/o resonar junto al cotarro local.

He aquí unas fotos de la previa a lo que fue este conversatorio entre Juan Esteban López y Raúl Jaime Gaviria, se dijeron cosas importantes (como que ´antes esa biblioteca antes vivía llena y ahora desierta por efectos del internet´sic), cariñosas, sin intereses creados de por medio, sobre literatura en general, sobre el arte de narrar y no necesariamente sobre DOS NOVELA CRUZANDO EL CIELO. De paso, realzar esa plaza abierta que es Comfenalco, sin taras burocráticas de ningún tipo, para todos los narradores de la ciudad:

 


Teaser documental POETAS DE LA BUERTA: